CONÓCENOS

SOMOS KUKURA

Albert Gibert

Co-Fundador y Voluntario

Bea Cienfuegos

Co-Fundadora y Voluntaria

NUESTRA HISTORIA

Y A DÓNDE VAMOS

Origen

KUKURA nace de la percepción que tuvieron Bea, Alejandra y Albert después de sus respectivas experiencias en África al sentir la necesidad de devolver una pequeña parte de lo que el continente africano les había aportado. Consideran que, sin lugar a duda, ha sido la experiencia más bonita e impactante de sus vidas. Sin embargo, la vuelta a casa después de vivir la experiencia en Uganda supuso a su vez, la sensación de que aún se podía hacer más. Esta necesidad latente de seguir colaborando, ayudando y creciendo junto a Fort Portal, es la que les llevó a crear KUKURA.

Realidad

Desarrollamos nuestra experiencia de voluntariado en Feed my Lamb, una escuela de la comunidad de Gweri donde conocimos a Claire, la directora y propietaria del centro que acoge a 60 huérfanos y cuyos valores principales son el respeto, la buena educación y el amor. Una escuela donde, a diferencia de la mayoría, los protagonistas son los niños, un hecho que es posible gracias a las aportaciones económicas periódicas de una familia americana que se interesó en el proyecto de Claire años atrás. Sin embargo, la realidad de estos niños y adolescentes en sus propias casas y en la comunidad es muy distinta: enfermedades como son el VIH o la malaria están presentes en todas las casas; casas, donde hasta nueve personas pueden llegar a compartir un colchón, donde no llegan elementos tan básicos como la luz, el agua corriente ni las garantías básicas de higiene.

Crecimiento

KUKURA quiere ir más allá, de acuerdo con la experiencia de los fundadores y de los coordinadores en Fort Portal u otros destinos, la mayoría del dinero invertido no llega a destino o no se utiliza para causas de primera necesidad. Además, la figura del voluntariado sirve en el momento, pero no deja huella ni la posibilidad de continuidad al finalizar la experiencia. KUKURA quiere cambiar esta manera de trabajar, es por ello que nos comprometemos a implementar proyectos que, aunque no tengan voluntarios, en destino puedan seguir desarrollándose. La formación de la población local en todos los ámbitos será uno de los principales objetivos para conseguirlo. El proyecto de voluntariado no consistirá únicamente en estar presente en escuelas y orfanatos, sino a ayudar a crecer a la comunidad creando un proyecto global.

Crecimiento

“Kukura” significa crecimiento en Runyoro Rutooro, que es como se denomina el lenguaje local donde se encuentra la ciudad de Fort Portal. Se escogió este nombre porque KUKURA tiene por objetivo seguir creciendo en todos los sentidos. La palabra crecimiento es la palabra que define lo que buscamos para toda la gente de Uganda, para nuestros voluntarios y para nosotros mismos: Crecer como ONG en solidaridad y cooperación.

Realidad

Desarrollamos nuestra experiencia de voluntariado en Feed my Lamb, una escuela de la comunidad de Gweri donde conocimos a Claire, la directora y propietaria del centro que acoge a 60 huérfanos y cuyos valores principales son el respeto, la buena educación y el amor. Una escuela donde, a diferencia de la mayoría, los protagonistas son los niños, un hecho que es posible gracias a las aportaciones económicas periódicas de una familia americana que se interesó en el proyecto de Claire años atrás. Sin embargo, la realidad de estos niños y adolescentes en sus propias casas y en la comunidad es muy distinta: enfermedades como son el VIH o la malaria están presentes en todas las casas; casas, donde hasta nueve personas pueden llegar a compartir un colchón, donde no llegan elementos tan básicos como la luz, el agua corriente ni las garantías básicas de higiene.

Objetivos

KUKURA quiere ir más allá, de acuerdo con la experiencia de los fundadores y de los coordinadores en Fort Portal u otros destinos, la mayoría del dinero invertido no llega a destino o no se utiliza para causas de primera necesidad. Además, la figura del voluntariado sirve en el momento, pero no deja huella ni la posibilidad de continuidad al finalizar la experiencia. KUKURA quiere cambiar esta manera de trabajar, es por ello que nos comprometemos a implementar proyectos que, aunque no tengan voluntarios, en destino puedan seguir desarrollándose. La formación de la población local en todos los ámbitos será uno de los principales objetivos para conseguirlo. El proyecto de voluntariado no consistirá únicamente en estar presente en escuelas y orfanatos, sino a ayudar a crecer a la comunidad creando un proyecto global.

¿Por qué uganda?

Todo aquel que visita Uganda se enamora de su gente, de sus paisajes verdes y frondosos, de su de su vida cotidiana y de lo que se conoce como ‘african time’, su estilo de vida.

Conocer Uganda es descubrir un África diferente, donde predomina el color verde de sus árboles y el rojo de su tierra. El azul está presente en el agua, un bien abundante gracias a los ríos, lagos y las tormentas, intensas pero breves.

Pero si algo sorprende de la perla de África, es el calor de su gente, su cercanía, sus sonrisas y sus abrazos. A nadie deja indiferente la mirada de la población ugandesa, y a nosotros también nos emocionó su fuerza, su energía, su vitalidad y su ilusión.

Si de algo estamos convencidos es que, su gente nos regala y nos llevamos de allí mucho más de lo que podemos dar y hemos ido a ofrecer. El cariño de los más pequeños, las miradas cómplices de los jóvenes y el gesto amable de los mayores, te abren la puerta a un nuevo mundo, que ni la palabra espectacular llega a describir.

¿Cómo es?

Durante tu estancia en Uganda, podrás aprovechar los ratos libres para actividades y para conocer el país: realizar diversas excursiones cerca de Fort Portal; visitar el Parque Nacional de Kibale; para los que les gusten aceptar retos, subir las montañas del Rwenzori y admirar sus vistas; visitar el lago Victoria, las cataratas de Murchinson Falls e incluso navegar por el río Nilo. Y para los amantes de la fauna y de la vida salvaje, la posibilidad de visitar los diferentes Parques Naturales como el Parque Nacional Queen Elizabeth en los que podrás contemplar elefantes, leones trepadores, jirafas, cocodrilos, antílopes y otras especies de animales salvajes.

 

Destaca, sobre todo, la gran variedad de primates que pueden llegar a verse, y uno de sus grandes atractivos turísticos son los gorilas de espalda plateada, únicos en el mundo y en peligro de extinción.

Su clima

Uganda está situada en el ecuador, por lo que las temperaturas suelen ser más o menos iguales durante todo el año, entre los 15 y los 25 grados. Solo tiene dos estaciones: la seca y la lluviosa. La estación lluviosa suele ir de marzo a mayo y de octubre a diciembre. En el sur del país las temperaturas son más bajas y suele llover más a menudo que en el norte.

¿TE APUNTAS?

¡VIVE LA EXPERIENCIA KUKURA!